El sabor de la tierruca

Publicada en el diario El Mundo el 12 de Enero de 2010

 

Procedente de Cantabria, Miguel Angel Gutierrez instalo su primera Ciaboga en el popular barrio cosladeño de Valleaguado, allá por el año 87, para trasladar a la periferia madrileña los sabores de su tierra. Tiempo después Gutierrez se ha mudado a un local mas amplio en la moderna Avenida del Plantío, acercándose así a los ejecutivos de los polígonos industriales circundantes, que constituyen su principal clientela, un publico que no busca modernidades ni sofisticaciones en el plato, pero si productos de calidad cocinados con eficiencia y servidos en copiosas raciones. Y ya tiene merito que 23 años después siga manteniendo el nivel, máxime con la crisis no solo económica sino también de producto que estamos viviendo.

 

Y, aunque hoy no haya anchoas como las de antes y los guisos hayan disminuido su presencia en la carta, el pastel de Cabracho, que populariza Juan Mari Arzak, sigue siendo excelente, al igual que la buena ensalada de pimientos asados con bonito escabechado. Los pescados son irreprochables: así, impresionan por su tamaño y frescura el cogote de Merluza a la bilbaína o el imponente taco de bacalao asado con fritada de pimientos, perfecto de punto y desalado. Buenas carnes entre las que no desmerecen los escalopines al Jerez servidos con unas estupendas patatas a lo pobre. Platos sencillos en apariencia pero que esconden profesionalidad y talento detrás de ellos, algo que deberían aprender muchos de los nuevos cocineros que nos toca visitar.

 

En el apartado de los postres, como la monolítica tarta de manzana, bajan un poco el nivel, pero el atento servicio y una carta de vinos con bastantes mas alternativas al clásico sota, caballo y rey de Riojas y Riberas completan un mas que satisfactorio almuerzo a precios casi de los de antes. Y que dure muchos años más.

 

Rogelio Enríquez

 

http://www.elmundo.es/metropoli/2010/01/12/restaurantes/1263316788.html

This is an example of a HTML caption with a link.